Almagic’s Blog



¿CÓMO INFLUYE EL DECRETO 1290 EN NUESTRA LABOR DOCENTE?

NOMBRE: Ana María Giraldo Osorio.

FORMACIÓN COMPLEMENTARIA 13.

 

 Como me he podido dar cuenta, desde hace mucho tiempo se han venido presentando diferentes posturas críticas que buscan defender la labor docente, ya que se consideraba que el diseño instruccional fragmenta los procesos de enseñanza y aprendizaje en átomos: objetivo-actividad-evaluación; limitando las prácticas educativas a simples eventos de instrucción. Razón por la cual la educación se vei dirigida a lograr y cumplir con unos objetivos a través de unas actividades y estrategias diseñadas por los programadores quienes se ven influenciados por el poder político: estos objetivos hacen referencia a una concepción del aprendizaje como adquisición de un conjunto de comportamientos, actitudes, conocimientos, aptitudes y destrezas; factores que limitan el proceso de enseñanza-aprendizaje; puesto que encerraba las practicas educativas a un cumplimiento mecánico de propósitos en donde se reducía la labor docente, debido a que solo se reparte entre los días de la semana los objetivos por cumplir y las actividades que les corresponden.

 De este modo la estructura del diseño instruccional imponía una educación como actividad instrumental orientada al logro de objetivos tangibles, reflejando que el currículo no es abierto, dinámico y mucho menos flexible, ya que todo cambio debe hacerse respetando el formato curricular. Este formato nos mostraba como la labor del docente pierde su autonomía gracias a los programas establecidos que no posibilitan emplear estrategias y actividades propias del maestro porque además de que se tiene un tiempo correspondiente se tiene una serie de actividades ya diseñadas. Sin embargo el maestro tiene la libertad de implementar su creatividad en el desarrollo de las actividades.

 El cumplimiento de estos logros se veía plasmado en la evaluación ya que es la que permite establecer si se cumplieron o no. Además permite obtener una información “confiable” que permita tomar decisiones hacia un continuo mejoramiento y progreso de la calidad de la educación en la cual influyen aspectos como lo son las competencias básicas, las competencias ciudadanas y las competencias laborales.

 Esto nos refleja como anteriormente los maestros eran tomados como simple ejecutadores de diferentes procesos en la educación, perdiendo así la autonomía en la dirección de sus clases por la supresión de una serie de responsabilidades que recaen sobre él y provocando de esta forma una desvalorización del papel social y de la identidad cultural del docente.

 Los anteriores argumentos fueron redactados de forma pasada, ya que con la aprobación del Decreto 1290 se está depositando la suficiente confianza a los docentes para ejercer una autonomía que les posibilite diseñar, proponer y argumentar criterios de evaluación que se enfoquen a lo cualitativo, es decir que vayan enmarcados a la evaluación de procesos, porque como dice una frase actual: “Evaluar es Valorar”.

 El hecho de que se le este dando está libertad al maestro le exige un nivel de profesionalización a nivel conceptual y Pedagógico-didáctico, ya que debe tener en cuenta diferentes aspectos que cumplan con el objetivo de que todos los estudiantes aprendan, inclusive en el caso de los talentos excepcionales o  de dificultades de aprendizaje.

 Lo anterior implicaría el pensar en una forma de evaluar equitativamente, además de poner al maestro en los retos de:

v     Establecer criterios de desempeño de manera progresiva que apunten al desarrollo de competencias.

v     Tener una excelente capacidad de trabajo en equipo para exponer ideas y así construir boletines informativos comprensibles.

v     Afianzar la capacidad de escucha ante las diversas propuestas de criterios de evaluación de los demás estamentos educativos entre ellos los estudiantes y los directivos, por que al hablar de autonomía del maestro es de gran relevancia pensar en la autonomía institucional, ya que para definir el sistema de evaluación institucional se requiere de una construcción social.

v     Alejar a los estudiantes de la mediocridad generada por el decreto 0230. Esto a través de estrategias que estén enmarcadas en el desarrollo de la autonomía del estudiante. Una posible propuesta a implementar sería la autoevaluación con preguntas guiadas que faciliten la verdadera reflexión de la acción del educando durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

v     Definir por medio del trabajo en equipo las pautas que indican en los casos que se requieran las posibilidades, refuerzos, habilitaciones, recuperaciones o demás estrategias de nivelación.

v     Asumir una actitud positiva desde el punto de vista de entrega, dedicación, tiempo, confianza…ante los procesos de evaluación cualitativa.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: